sábado, 28 de febrero de 2009

Te lo juro yo

Por Dios y los Santos Evangelios. Por Dios. Por la Patria. Esas son las tres opciones de formula de jura de título. Estuve varios minutos mirando el formulario, incapaz de poner la crucecita en la opción. Cada una me suena peor que la otra. Tengo objeciones para todas ellas. "No hay problema, podés elegir alguna ahora y después al momento de jurar, podés cambiar la formula por una que te guste más", dijo el empleado.

Dios no existe, eso ya lo sabía Nietszche. Los santos evangelios dejaron de ser santos para mi hace mucho tiempo, desde que olvidé mi anhelo de ser mística durante mi infancia en un infernal colegio católico. Yo queria tener visiones de Cristo, sangrar con los estigmas, esas cosas emocionantes que le pasaban a las santas. Arder viva en una hoguera, ver a una estatua llorar sangre. Tener línea directa con el supremo, hablar lenguas muertas. Esas eran las cosas que realmente me parecían interesantes. Yo quería creer. Me esforzaba por creer. Hasta que me di cuenta de que si era un esfuerzo tan grande para mi, quizás realmente nunca había creido. ¿Qué es la fe?. Discusión al infinito con la maestra de tercer grado, reunión de padres. "¡Tenes que tener fe, Soledad!". Tener fe es creer en algo que uno no percibe, creer aunque todas las fuerzas de la razón digan "NO". Yo no puedo tener fe. Mi razón desconfía de todo, hasta de lo que yo misma pienso. Nunca termina de creerse nada. Y mi razón soy yo. Lo que pienso y lo que siento no son cosas distintas. Razón y corazón, una y la misma cosa.

Dios como idea genérica tampoco me convence. No estoy cerrada a concebir la existencia de seres superiores (de hecho, hay miles de seres superiores a mi en distintos sentidos con existencias perfectamente mortales). Desconfío bastante de las jerarquías y la causalidad ontológica. Doy por hecho que existimos y pienso que es una tremenda casualidad. No importa donde se ubique el comienzo, es algo dado. Probablemente siempre fue asi. Y Dios es para mi como una condensación de la idea misma de humanidad. Toda la humanidad antes y después de nuestra propia existencia; la trascendencia. Eso significa para mi. Cuando era chica me lo imaginaba translúcido, muy viejo y vestido de blanco. Hoy pienso que la idea de Dios sirve para pensar sobre la muerte y esas cosas que nos preocupan a todos. Yo no necesito la idea de Dios. Pienso que uno trasciende en todo lo que hizo y especialmente en lo que hizo por los demás. Es una idea que sirve mientras uno vive, después no sirve más. Nada sirve, porque tampoco se necesita nada. Simplemente se deja de ser. De modo que tampoco juraría por mi idea de Dios. Ni por Dios ser-barbudo.

Me queda la idea de patria. Si se pudiera jurar por la patria socialista, quizás no me estaría quejando tanto. Pero la idea de patria genérica tampoco me termina de cerrar. Patria me suena a bronce, a especial Billiken del 25 de mayo. Me suena a escarapela, a clarín militar, a gorro frigio. La idea de pensar en una entidad que englobe a todos aquellos que nacieron al interior de unas mismas delimitaciones fronterizas me parece forzada. Se basa en una idea de igualdad cultural que esconde desigualdades sociales. "Yo no se de donde soy, mi casa esta en la frontera y las fronteras se mueven como las banderas" candombeaba un uruguayo. Quizas un telemarketer peruano trabajando para un call center americano, tiene más en común con un albañil marroquí que con el presidente peruano de la transnacional más grande de Lima.

Ni por Dios y los Santos Evangelios, ni por Dios, ni por la Patria... ¿Por qué o quién jurarían ustedes?

3 comentarios:

Polkovnyk dijo...

Hola Ranita!! Acá estoy, molesto como solo puedo ser yo, y con firmes intenciones de convertirme en fiel lector de sus existenciales reflexiones!!

Complicada pregunta la tuya (creo que hoy por hoy ni por la patria socialista juro), tanto que "justifica" la mediocridad de no haber cambiado esas tres opciones hace tiempo...Dudo que alguien la eligiese, pero creo que jurar por el título y la licencia sería más verdaderamente comprometido, y sobre todo útil, teniendo en cuenta la calidad de algunos "profesionales"...O acaso dios me va a castigar si excavo con una topadora?

Gabriel (Colo) dijo...

Posta te hacen jurar por esas cosas? A la mierrrda!!! Cuando me reciba juraré por la Patria con un ejemplar de Billiken del año 1992, it's a fact

Un abrazo!!! Te agrego a los links!

Vero dijo...

yo escuche una jura en mi facu que era algo asi como por los derechos humanos y la paz. A mi me re gusto! y por mas abstracto que sea me identifico con eso...